Antigua Orden Martinista

Heptada Melkizedek

Or::: de California USA

 

DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS

 

  1. Creemos en la existencia de un Ser Supremo, Principio Creador y Eterno.

 

  1. La Antigua Orden Martinista es una escuela de Misticismo unida con las fuerzas invisibles invocadas en la Búsqueda de la Verdad.

 

  1. El Iniciado Martinista es un Caballero de Cristo.

 

  1. La Orden es un centro activo de difusión de Enseñanzas para perpetuar todas las líneas de la Tradición Iniciática.

 

  1. La Antigua Orden Martinista existe para manifestar el Bien y la Gloria del Principio Creador sobre la tierra, para extender la Luz entre la Humanidad.

 

  1. La Antigua Orden Martinista enseña el respeto hacia los demás, la importancia del trabajo colectivo y del esfuerzo individual practicando "el Amor al prójimo". El Maestro dijo: "Ama a tu prójimo como a ti mismo". Por tanto nuestro objetivo es la “Gnosis Kardias”.

 

  1. La Antigua Orden Martinista nació buscando la reunificación de todas las tendencias Martinistas y Martinezistas en un mismo cuerpo de estudio mirando al siglo XXI, pero manteniendo las raíces del pasado. Fortaleciendo así la Cadena Martinista y sus actividades en todo el mundo.

 

  1. El trabajo personal mediante los esfuerzos individuales implica:

Tolerancia, bondad, honestidad, cortesía y buena educación, lealtad para trabajar, piedad y compasión para el infortunado, resistencia ante la maldad, asistencia al débil, indulgencia hacia el penitente, amistad hacia los demás y sobre todo Amor al Principio Creador. El Martinismo, de hecho, es "un Camino de Vida".

 

  1. El Martinista, como ciudadano del mundo, siempre está obligado a cumplir con sus obligaciones cívicas de manera ejemplar. Nunca debe turbar la paz ni el buen orden de la sociedad y respetará las leyes del país donde resida o del que le dé protección.

 

  1. Además, investigar, encontrar y corregir algunos errores y reconciliar cualquier mala interpretación que haya sido perpetrada por y entre Ordenes Martinistas sobre la vía Martinista.

 

  1. La Antigua Orden Martinista está en contacto fraternal con otras Órdenes afines.

 

  1. Defendemos los derechos individuales de libertad, pensamiento y expresión, llevando a cabo nuestras obligaciones de servicio hacia la humanidad mediante el crecimiento y la expansión de nuestra Obra, y portando la antorcha de la venida de la Luz del Amor del Principio Creador en el futuro.

 

  1. La Orden está abierta a todas las personas de buena voluntad, sin distinción de sexo, lengua, nacionalidad, tendencias sexuales o religiosas, raza o creencia.

 

  1. La Unión y la Tolerancia dan fuerza al buscador; la Desunión y la Intransigencia conllevan la esterilidad de las órdenes. La Verdad no es prerrogativa de ninguna religión, órden o iglesia.

 

  1. La Antigua Orden Martinista está abierta a todos los lazos de amistad y cooperación con otras órdenes afines para acercarse al objetivo de la reunificación.

 

  1. La Antigua Orden Martinista integrará en sus altos grados las ordenes internas martinezistas que considere conveniente en las líneas habituales de sus estudios.

 

  1. Históricamente y desde el origen del Martinismo, la Ecclesia Gnóstica, aceptó ser la iglesia oficial de todos los martinistas que así lo deseen, y los estudios martinistas son parte de los estudios internos de la Ecclesia Gnóstica. Esto no debe ser entendido como que todo Martinista deba ser obligatoriamente miembro de la Ecclesia Gnostica, ni que la Ecclesia Gnóstica tenga la obligación de ordenar o consagrar en las Órdenes menores o mayores a todos los martinistas.

  18. La Antigua Orden Martinista practica Rituales de acuerdo a la Tradición Martinista.

 

  1. Las enseñanzas y las iniciaciones son gratuitas.

 

  1. La Iniciación se transmite de persona a persona, in-praesentia, por un Iniciador autorizado, y debidamente iniciado. La Iniciación es un don dado por el Iniciador a su Iniciado, y es una marca confidencial y profunda de Transmisión. Nunca puede transmitirse a través del correo, teléfono, o cualquier otra manera que no sea en persona, y en presencia de los símbolos Martinistas fundamentales.

 

  1. La Iniciación, pasó de Louis-Claude de Saint-Martín reconocido como el S.·.I.·. por línea de iniciación consecutiva desde Martínez de Pasqually hasta nuestros días. Este es el legado por el que se nos reconoce como Martinistas.

 

  1. Los Maestros del Pasado son aquéllos que han creado, contribuido y formado nuestra Tradición, transmitiéndonos su filiación. Algunos son conocidos por todos; otros no son tan conocidos pero son igual de importantes. Evocamos su presencia en nuestras reuniones, con el fin de obtener su guía y protección.

 

  1. Creemos en el proceso de Re-Integración como requisito para salir del Bosque de los Errores, trabajando en un principio la Vía del Corazón, y quizás, llegado el momento, la Vía Teúrgica. Pero cualquier camino lícito puede escogerse para emprender la Re-Integración

 

  1. Es necesaria la libertad esencial del Iniciado para seguir su propio camino de Re-Integración. La Orden tiene materiales de estudio e instrucción de símbolos fundamentales. Pero cada Gran Maestro tiene la obligación de instruir según su comprensión con el consejo de sus superiores, teniendo en cuenta la comprensión e interés del grupo. De este modo, el Martinismo es una corriente activa de trabajo, y no un sistema rígido de estudios, y así es como debe ser para el camino de la Re-Integración personal.

 

  1. El Concilio Mundial es el Juez Ultimo en todas las materias relacionadas con la Orden.

 

  1. Para el funcionamiento Internacional, cada discusión y votación debe reflejar un voto por cada Soberana Gran Logia Nacional y un voto por cada Oficial Internacional.

 

a.    El voto de la Gran Logia será el resultado de los votos mayoritarios emitidos por cada Logia y/o Heptada, el cual a su vez será el resultado de la votación mayoritaria de cada grupo.

b.      El resultado mayoritario debe ser considerado el voto de cada grupo dentro de las Grandes Logias respectivas.  

 

  1. Estas máximas no pueden ser cambiadas sin el consenso universal.

Estatutos de la Antiguo Orden Martinista